¿Qué puedo hacer si mi vehículo no aplica para un reporte Carfax?

Comprar un vehículo usado siempre es una tarea complicada y nuestra primera recomendación es adquirir un reporte Carfax para tener una idea de la condición general del vehículo y así evitar toparnos con sorpresas desagradables, a pesar de esto, en muchas ocasiones nos encontramos con clientes para los cuales el vehículo que quieren depurar no aplica para Carfax o ningún otro reporte de los que tenemos disponibles, si este también es tu caso quédate con nosotros y continúa leyendo.



A pesar de que Carfax es una excelente herramienta para tener una idea general del estado del vehículo esta tiene limitaciones como el no tener información del vehículo una vez ha sido importado al país o que no incluye fotos pero nada de esto es tan grave como cuando el vehículo no aparece en la base de datos de Carfax.

¿A qué se debe que mi vehículo no aplique para un reporte Carfax?

Antes de entrar en pánico, es esencial entender porqué tu vehículo no está en la base de datos de Carfax. Carfax recopila información de diversas fuentes, como registros de mantenimiento, reportes de accidentes y títulos, pero no todos los vehículos pueden estar presentes en su sistema. A continuación, te presentamos algunas posibles razones:

  • El vehículo no es de fabricación/importación estadounidense/canadiense
  • Errores en la numeración del chasis: Es común ver que a la hora de solicitar una depuración se confundan dígitos como “L” con “1”, “T” con “7”, “N” con “H” o no se coloque la numeración completa (17 dígitos). Esto no permite que el vehículo en cuestión pueda depurarse ya que el VIN es la identificación única para poder hacerlo.
  • Falta de información relevante: Si el historial de tu vehículo carece de mantenimiento documentado, reportes de accidentes o transferencias de título, es posible que no haya suficiente información para generar un reporte Carfax. Esto ocurre con frecuencia con vehículos que son importados tras su fabricación.
  • Fuentes de datos limitadas: Carfax obtiene datos de diversas fuentes, como talleres de reparación, agencias de seguros y departamentos de vehículos motorizados. Si tu vehículo ha tenido un historial poco común o limitado en estas fuentes, es posible que no esté en la base de datos de Carfax.
  • Problemas técnicos: A veces, problemas técnicos o errores pueden resultar en la falta de un vehículo en el sistema de Carfax, incluso si existe información relevante.

Antes de ver que podemos hacer para buscarle una solución a este problema primero recordemos cuales son los datos que te ofrece y que no te ofrece Carfax:

Carfax ofrece:

  • Título del vehículo (estado)
  • Datos básicos del vehículo
  • Cantidad de dueños
  • Accidentes
  • Gravedad de los accidentes
  • Kilometraje
  • Registro de mantenimiento
  • Fecha de importación
  • Acceso a la base de datos mas amplia que existe

Carfax NO ofrece:

  • Fotos del vehículo
  • Datos detallados del vehículo

¿Qué puedo hacer en caso de que mi vehículo no aplique para un reporte Carfax?

Para empezar, lo primero que recomendamos es mantener la calma y no cerrar ningún trato con ningún vendedor o dealer hasta que hayas agotado todos los recursos a tu disposición y te sientas 100% seguro con lo que tienes planeado adquirir. Recuerda que si no puedes evaluar bien un vehículo antes de su compra te expones a ser víctima de una de las estafas que ocurren a diario.

Tras seguir este consejo inicial, estas son nuestras recomendaciones para que puedas evaluar el vehículo en caso de que no puedas adquirir un reporte Carfax:

  1. Verifica la información: Antes de preocuparte, verifica que estás ingresando el número de identificación del vehículo (VIN) correcto en la búsqueda de Carfax. Un error tipográfico podría ser la razón por la que no encuentras información. Usa nuestra herramienta de depuración para ayudarte.
  2. Recopila registros de mantenimiento: Si el vendedor ha mantenido un registro meticuloso de las reparaciones y el mantenimiento del vehículo, este es un activo valioso para ti que puede darte una idea del estado del vehículo incluso si no está en Carfax.
  3. Explora otras fuentes: Carfax no es la única opción. Servicios como AutoCheck, IAAI, Manheim y Copart también proporcionan informes de historial de vehículos. Puede que encuentres información valiosa aquí.
  4. Pide sugerencias en grupos dedicados a la venta y depuración de vehículos: tenemos un grupo de WhatsApp y un grupo de Facebook donde puedes conectar con expertos en el tema y pedir sugerencias.
  5. Evalúa la actitud del vendedor/dealer: Si la actitud que presenta el vendedor del vehículo es de cooperación y transparencia es una buena señal de que estás tratando con alguien que podría resultar en un buen negocio; si por el contrario te ocultan información o tratan de alterar los datos del vehículo para que se vea mejor de lo que es y lo compres entonces debes estar muy atento.
  6. Considera una inspección mecánica: Una evaluación exhaustiva por parte de un mecánico de confianza puede ofrecer una evaluación precisa del estado actual del vehículo.

Conclusión

Que el vehículo que quieres adquirir no esté en la base de datos de Carfax no es el fin del mundo. Como ya te explicamos puede haber varias razones detrás de esta situación, y hay acciones que puedes tomar para abordarla con confianza. Recuerda que la transparencia y la información precisa son cruciales en cualquier transacción para adquirir un vehículo usado. Al adoptar un enfoque proactivo y recopilar información detallada, puedes facilitar el proceso y saber si proceder o no.

En CarfaxRD/DepuraTuCarro siempre estamos disponibles para extenderte la mano y ayudarte; recuerda que ponemos a tu disposición diferentes herramientas para facilitar tu proceso y ayudarte a tomar la decisión correcta:

Solicita un reporte/paquete de reportes

Escríbenos por WhatsApp

Únete a nuestro grupo de WhatsApp

Únete a nuestro grupo de Facebook


Recibe consejos, trucos, novedades, servicios y ofertas directo en tu bandeja de entrada. Suscríbete para que siempre te mantengamos actualizado:

Procesando…
¡Éxito!, ya estás suscrito

Conoce las 10 partes que mas sufren en un accidente automovilístico

Tomando en cuenta que aproximadamente 7 de cada 10 de los vehículos usados de importación americana que ingresan al país han sufrido algún tipo de daño, el saber cuales son las partes que han sufrido en estos accidentes es un dato que puede resultarte relevante.

Veamos cuales son las 10 partes que mas sufren en un accidente automovilístico.

Parachoques delantero

Encabezando la lista de las partes que mas sufren en un accidente de auto se encuentra el parachoques delantero. Esto no debería sorprender, ya que la mayoría de los accidentes automovilísticos involucran un vehículo que da marcha atrás o avanza y los parachoques protegen el automóvil de los golpes.

Muchos accidentes de tráfico harán que pises los frenos y golpees el automóvil que va delante. A medida que avanzas, será la parte delantera del vehículo la que sufrirá más impactos. Del mismo modo, se pueden producir daños accidentales al raspar la parte delantera del automóvil (al intentar conducir por un estacionamiento complicado, esquinas difíciles o salirse del camino).

Parachoques trasero

Al igual que los parachoques delanteros, los parachoques traseros suelen ser de las partes que mas sufren daños. Ya sea por un “accidente” que involucra a otro vehículo, o simplemente por retroceder hacia un poste, contenedor de basura u otro vehículo estacionado, los parachoques traseros se agrietan, abollan y destruyen con bastante frecuencia.

El daño del parachoques también puede presentarse en forma de arañazos, golpes y abolladuras por conducir sin atención o incluso por un carrito de compras que esté fuera de lugar.

Guardabarros

Los guardabarros no deben confundirse con el parachoques delantero o trasero, aunque todas estas partes sirven para proteger al coche. Los parachoques te protegen del impacto, pero la función principal de los guardabarros es atrapar cualquier sustancia que se acumule en la superficie de la carretera (incluida el agua, el aceite, la suciedad, la arena y los escombros).

Los guardabarros son parte de la carrocería del vehículo que enmarca las ruedas. Estos evitan la suciedad al evitar que los neumáticos en rotación arrojen barro, arena, líquido, rocas o cualquier otra forma de rocío de la carretera a otros peatones y otros usuarios de la carretera.

Es más probable que los guardabarros se dañen o se doblen durante los accidentes de impacto lateral. Sin embargo, también podrían dañarse como resultado de impactos frontales.

Puertas delanteras y traseras

Desde otros conductores que salen a la carretera sin mirar, hasta automóviles estacionados que son rayados por peatones que intentan pasar o conductores que abren la puerta y golpean la tuya, los impactos laterales son una causa de daños muy común.

La causa más común de daños en las puertas son los impactos laterales, aunque la colisión frontal, si es lo suficientemente grave, puede provocar el mismo problema. Las puertas de los automóviles modernos están diseñadas para proteger a los pasajeros, pero solo pueden hacerlo si están en perfectas condiciones. Por lo tanto, si tu puerta está dañada de alguna manera, asegúrate de que un experto evalúe el daño y sugiera un curso de acción. Los sistemas de seguridad, como la barra anti-intrusión, están ubicados dentro de la puerta del automóvil. Si no están en perfectas condiciones, no podrán protegerte en caso de un accidente.

Capó

Si el impacto es severo, puede hacer que el capó del motor se levante y se arrugue. Sin embargo, existen otros factores que pueden dañar el capó del automóvil, como la caída de objetos y las condiciones climáticas extremas como el granizo. Es muy importante no descartarlos como daños cosméticos al vehículo. Cualquier abolladura o rayón que no se trate permitirá que el agua y otras soluciones (como aceite o escombros arrojados por el tráfico) penetren en el área debilitada del metal. Una vez que el agua o los contaminantes entran en estas diminutas grietas y hendiduras, pueden hacer que el metal se oxide.

Un capó arrugado es bastante común después de un accidente frontal. En circunstancias severas, el daño puede ser extenso y dejar la pieza irreparable y será necesario reemplazarla.

Baúl

Los baúles también pueden sufrir daños de una amplia gama de fuentes, como granizo, caída de objetos, retroceder contra algo o chocar por detrás. Si te ves involucrado en un accidente lo suficientemente grave como para abrir la cajuela, seguramente necesitarás que inspeccionen el pestillo, ya que una cajuela insegura puede abrirse mientras conduces. Es por eso que no debes tomar cualquier daño al maletero a la ligera y asegurarte de que se arregle sin demora.

Aunque es posible que algunos propietarios deseen descartar los daños del capó y la tapa del maletero como cosméticos, es importante repararlos para que puedan cerrarse correctamente. Un capó o la tapa del maletero que se abre mientras conduce es una forma segura de causar un accidente.

Rejillas

Otra zona del coche que sufre muchos daños por impactos frontales es la rejilla o parrilla. El propósito principal de las rejillas es permitir que entre aire en el motor, por lo que son piezas de equipo razonablemente resistentes, pero es más probable que se golpeen y se dañen en una colisión. No solo es necesario reemplazarlos lo antes posible, porque es necesario que el aire fluya hacia el motor, sino que las rejillas dañadas sí afectan el atractivo visual general del vehículo.

Principalmente porque puede restringir el flujo de aire que es vital para mantener el motor frío y mantener el funcionamiento eficaz del automóvil, las rejillas deben repararse lo antes posible.

Faros y luces traseras

Una de las partes de un automóvil que puede ser útil en todo momento son los faros. Usar los faros delanteros en todo momento puede hacerte más visible en la carretera e incluso podría evitar accidentes. Cuando no estás usando correctamente los faros delanteros, como si no tenerlos encendidos en la oscuridad, o si sus luces altas están encendidas alrededor de otros automóviles, entonces podrías correr el riesgo de sufrir un accidente automovilístico.

Los faros y las luces traseras también se ven afectados con frecuencia por el impacto. Al estar hechos de un material relativamente frágil se destruyen fácilmente con en un accidente. Si alguna luz está rota, arréglala lo antes posible, no solo para evitar que la policía te detenga, sino más aún para mantenerte a ti y a otros usuarios de la carretera a salvo.

Parabrisas, parabrisas trasero y otras partes de vidrio

El parabrisas de un vehículo proporciona una gran cantidad de resistencia al soporte estructural en la cabina del vehículo. Si te encuentra en una colisión frontal, el parabrisas te proporciona el 45 por ciento de la resistencia estructural del vehículo, lo que te mantiene seguro dentro del vehículo. Si sufres una colisión y tu vehículo se vuelca, el parabrisas te proporcionará hasta el 60 por ciento de la resistencia estructural del vehículo.

El parabrisas es uno de los sistemas de sujeción de seguridad más grandes del vehículo. Evita que el mismo te aplaste durante un vuelco y permite que las bolsas de aire se desplieguen en la posición correcta para proteger a los pasajeros. Los parabrisas también proporcionan una red de seguridad para que tú y tu familia permanezcan dentro del vehículo durante cualquier accidente, por lo que tener el parabrisas instalado correctamente es extremadamente importante.

El daño de los cristales es bastante común. Los escombros de un automóvil pueden salir despedidos y golpear el parabrisas o las ventanas de los vehículos que se encuentran detrás. Por supuesto, en las colisiones entre vehículos de alto impacto, también puede resultar en la rotura de las estructuras de vidrio.

Interruptor de inercia

Los interruptores de inercia se pueden encontrar en la mayoría de los automóviles, especialmente en aquellos que usan inyección de combustible. Su objetivo principal es evitar que se produzcan fugas de combustible peligrosas cuando se produce un accidente. Lo hace cortando el suministro de combustible alimentado por la bomba de combustible al motor. Sin embargo, una parada repentina o un cambio brusco de dirección pueden activar el interruptor.

Si se activa el interruptor de inercia, será imposible mover el automóvil del lugar, y mucho menos llevarlo a un taller de reparación. Para remediar esto, puedes reiniciar el interruptor o si está roto, instalar uno nuevo.

Tenemos muchas novedades para ti, suscríbete a nuestro boletín para recibirlas:

Procesando…
¡Éxito!, ya estás suscrito

¿Es recomendable comprar un vehículo de salvamento o reconstruido?